¿Me conviene contar con un asesor especializado en Derecho de Familia?

Aunque generalmente utilizamos este blog para divulgar cuestiones de Derecho Administrativo, hemos recibido algunas consultas que afectan frontalmente al Derecho de Familia. Generalmente se trata de dudas relacionadas con impuestos, como el de Sucesiones y Donaciones o el IRPF (especialmente en casos de matrimonios o empresas familiares).

De modo que queremos dejar unas líneas para concienciar de la importancia de contar con asesores con experiencia en este campo. Recuerda que las cuestiones familiares no solo tienen trascendencia fiscal, sino que provocan efectos en otros campos del Derecho. Y por eso es importante contar con una visión global.

La relación entre el Derecho Administrativo y el Derecho de Familia

Muchos impuestos presentan particularidades cuando entra en juego la relación familiar. Por ejemplo, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) nos permite acogernos a importantes bonificaciones y reducciones. Al estar casados podemos presentar la declaración conjunta del IRPF, y la gestión del régimen económico-matrimonial también tiene efectos fiscales.

Esto se debe a que el Derecho de Familia es una de las ramas más ricas de nuestro ordenamiento. Regula cuestiones tan importantes como el matrimonio, la filiación, las pensiones alimenticias o compensatorias, la guarda y custodia de los hijos o las sucesiones. Precisamente por ello es importante contar con asesores expertos y cualificados en esta materia.

Algunos ejemplos prácticos

A continuación recogemos algunos ejemplos prácticos de consultas reales. Probablemente te identifiques con alguno de ellos. Y estamos convencidos de que entenderás por qué planteamos que cuando el asunto toca temas familiares es importante contar con un especialista en la materia.

¿Herencia o donación en vida?

Una de las consultas más frecuentes tanto en el ámbito del Derecho Civil como del fiscal es si resulta más económico donar bienes en vida o legarlos en herencia. Generalmente se aborda esta cuestión haciendo hincapié en las reducciones y bonificaciones aplicables en el ISD.

Estas dependen de cada Comunidad Autónoma, por lo que tiene sentido acudir a un especialista en Derecho Administrativo. Pero también existen otras consecuencias de la operación en las que tal vez no repare un fiscalista.

Por ejemplo, uno de los problemas de la donación en vida es que los herederos forzosos pueden colacionarla entre sí tras el fallecimiento del donante. Es decir, lo donado o su valor se añadirá a la masa hereditaria, y quien recibió la donación se podría encontrar con deudas a la hora de intentar acceder a sus derechos sucesorios.

Otro de los problemas tiene que ver con la lealtad familiar. Cuando se realizan donaciones en vida no se suelen tener cautelas como donar tan solo la nuda propiedad y reservarse el usufructo vitalicio. Si posteriormente hay un conflicto familiar el donante puede encontrarse con que se le deniegue el disfrute de los bienes que otrora fueron suyos.

En definitiva, hay ciertas cautelas y detalles asociados a esta operación que afectan a ámbitos no tributarios. Y quien mejor puede asesorarte en este caso es un abogado de Familia.

¿Separación de bienes para evitar deudas?

Otra duda recurrente en esta materia, especialmente en el caso de autónomos y empresarios, tiene que ver con el régimen económico-matrimonial. Muchas parejas se casan en gananciales simplemente porque este es el régimen subsidiario en los territorios de Derecho Común.

De pronto, uno de los cónyuges, que realiza actividades profesionales, económicas o empresariales, sufre un revés en su proyecto y comienza a acumular deudas, entre ellas con la Seguridad Social y Hacienda. Y entonces llega al despacho de su abogado y le consulta si puede hacer separación de bienes para evitar la ruina del matrimonio.

Aquí hay que tener en cuenta que una operación en fraude de acreedores puede considerarse delictiva (frustración de la ejecución). Además, una vez han surgido las deudas suele ser demasiado tarde para salvar el patrimonio familiar.

Pues bien, estas situaciones pueden prevenirse si antes de contraer matrimonio se realiza una consulta a un especialista en Derecho de Familia. El asesor informará de las ventajas e inconvenientes de cada régimen económico-matrimonial y diseñará un sistema a medida de su cliente.

Incluso cuando no se realizara esta consulta, el abogado de familia será el profesional idóneo para gestionar una liquidación de gananciales. Su experiencia les permitirá realizar la operación de forma ágil, poniendo a salvo tanto patrimonio como sea posible.

Una última observación, ya que esta consulta es muy frecuente. Cuando la aventura empresarial ha naufragado y las deudas se hacen impagables no conviene recurrir a la inventiva. Lo mejor es tramitar un proceso de Segunda Oportunidad, donde probablemente también necesitarán el apoyo de un abogado con experiencia en Derecho Civil. Recuerda que la jurisprudencia te permitirá cancelar también las deudas públicas.